domingo, 27 de abril de 2014

Frío de Laurie Halse Anderson

Título: Frío
Título original: Wintergirls
Autora: Laurie Halse Anderson
Editorial: Roca
Páginas: 233









Sinopsis
Lia se repite constantemente que no debe comer. En su vida sólo hay sitio para contar las calorías, para hacer ejercicio cuando la han obligado a ingerir una cantidad de alimentos que ella considera demasiado. Siempre. Pero ahora su amiga Cassie, con quien llegó al terrible pacto de convertirse en la más delgada del instituto, ha muerto y la persigue en sus sueños, porque se la quiere llevar con ella, no quiere estar sola al otro lado.
Lia tiene una oportunidad, puede coger la mano de aquellos que se la ofrecen: sus padres, su hermana pequeña, puede aceptar el consejo de los médicos, pero no será hasta que haya tocado fondo que pueda recobrar la ilusión por una vida que se le escapa de las manos.


Autora
Laurie Halse Anderson nació en 1961 en el estado de Nueva York. Es autora de diversas novelas juveniles, libros infantiles y novelas históricas. Su padre era un pastor Metodista que escribía poesía y a ella le encantaba usar su máquina de escribir. Decidió convertirse en escritora en segundo curso, ya que su profesora de lengua les enseñó a escribir haiku y ella se dio cuenta de que se le daba bien usar las palabras. Comenzó su carrera como periodista freelance y trabajó un tiempo en The Philadelphia Inquirer. En 1999 escribió su novela más famosa, Speak, que ganó muchos premios y fue un best seller de The New York Times. El libro se adaptó para el cine en 2004, con Kristen Stewart en el papel de Melinda Sordino, una chica de catorce años que se queda muda tras una violación. Ha sido galardonada con numerosos premios y distinciones entre los que destacan el Premio de los Bibliotecarios americanos y el hecho de haber sido finalista del Premio Nacional de Libro. Wintergirls -Frío- fue la mejor novela juvenil de 2009 según el Publishers Weekly.
Opinión
La gente que me conoce sabe que a la hora de leer soy muy especialita y rara vez suelo tener entre mis manos un libro con temática realista, fuera de la erótica y romántica, ya que la mayoría, al tratar temas muy duros, como suelen ser enfermedades, en este caso particular, la anorexia y la bulimia, me hacen pasar un muy muy mal rato. La gran mayoría acaban no gustándome si me atrevo a leerlos, y suele haber pocas excepciones a esto; una de ellas es Frío.
Lia, nuestra protagonista aquejada de estas dos enfermedades que normalmente van de la mano, vive con su padre, su madrastra y la hija pequeña de estos. Lleva mucho tiempo batallando contra su problema, supuestamente con buenos resultados, o eso es lo que hace creer a las personas que la quieren, pues la realidad con la que ella convive es bien distinta.
A su problema se le une la muerte de su mejor amiga de la infancia, Cassie, con la que llevaba mucho tiempo sin hablar, pero la cual, curiosamente, intentó ponerse en contacto con ella la noche de su muerte. Su cadáver, hallado en un motel. La muerte, causas naturales, unidas, sin duda, a la misma enfermedad que Lia. Esta puede que hubiera podido seguir adelante si Lia hubiera contestado sus llamados, algo de lo que se va arrepintiendo a medida que pasan las páginas y que la marcará de una manera o de otra.
La primera vez que oí hablar del libro por blogs, lo repelí, literalmente, y eso que las reseñas que vi por ahí perdidas eran muy pero que muy buenas en su mayoría. Pero yo, hace ya bastantes años, tuve algún que otro problemilla con mi peso y la comida, por lo que no me parecía oportuno leerlo (nada grave, tranquilos, no llegué a los extremos de la protagonista). Al tratar un tema que a mí en cierto modo me había tocado decidí darle tiempo, hasta finales de 2013 principios de año. Lo vi en la biblioteca, y dios sabe que mis ganas de leerlo habían aumentado, así que me aventuré a ello y la verdad, no me arrepiento.
En parte lo que hizo que me decidiera de una vez por todas, y si, llamadme superficial, fue su portada, pues el acabado es como de hielo o cristales rotos, lo que sin duda simboliza la historia, la fragilidad, esa capacidad de quebrarse en cualquier momento que sufre Lia.
Adentrarse en la lectura de Frío es sin duda pasarlo mal, sentirse como en una montaña rusa de sentimientos, pero lo que la autora ha sabido hacer, sin duda, son para mí dos cosas fundamentales: la primera, es que cualquiera, y cuando digo cualquiera es todo el mundo, es capaz de verse identificado y sufrir como sufre Lia, ver como cuenta las caloría de absolutamente todo lo que come (aparecen los números entre paréntesis al lado de cada comida) o que incluso no lo haga, ver como engaña a su familia haciéndoles creer que está curada, algo totalmente lejos de la realidad. Lo segundo es, con total certeza, la documentación de Laurie Halse Anderson. Cuando se leen libros sobre enfermedades, ya sean psicológicas, como físicas, es muy difícil dar en el clavo con el comportamiento del paciente y con los síntomas, y como la propia autora aclara en sus agradecimientos (de los pocos que me ha dado por leer) contó con ayuda de expertos en la materia para poder plasmar a su obra de más realismo. Laurie, lo has conseguido y me quito el sombrero ante ti.
Por último me gustaría destacar, ya no la edición exterior, que sin duda es sublime, sino la interior, y es que Laurie tiene una forma única de escritura y es que vemos, no solo lo de las calorías que os he mencionado, sino también tachones cuando Lia se retracta de lo que dice o piensa, otro tipografía de letra para pensamientos o flashbacks e incluso espaciados enormes entre párrafos. No es algo que me suela gustar encontrarme muy a menuda, pero en Frío consigue darle más veracidad a la historia.
Puntuación: 4.5/5

6 comentarios:

  1. No lo conocía, pero como a ti, no me suele gustar leer sobre temas de este tipo porque también lo suelo pasar mal. De todas formas, después de leer tu reseña me dan ganas de dar una oportunidad a esta novela. Lo pensaré. (:
    Gracias por la reseña^^
    Besitos<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo se la recomiendo a todo el mundo, porque aunque dura es una historia genial de la que puedes sacar muchos valores

      Eliminar
  2. Hola!

    Este libro lo compré por una oferta que encontré y aún no lo he leído, espero poder ponerme pronto con él :3 A mí el tema de las enfermedades no me molesta, osea, es duro sí, pero puedo soportarlo realmente bien (quizá porque soy enfermera jajajaja)

    En fin, gracias por tu reseña y un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte que tienes aguante para este tipo de libros, yo ninguno y sufro mucho XD

      Eliminar
  3. Sí que escuché hablar de este libro, pero uf... estoy segura de que si lo leo me voy a poner muy enferma, así que como tú voy a darle un tiempo e.e
    Un beso, cielo <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dale tiempo pero léelo. Se sufre, pero merece la pena

      Eliminar