miércoles, 9 de abril de 2014

Las Fuentes Perdidas de José Antonio Cotrina

Título: Las Fuentes Perdidas
Autor: José Antonio Cotrina
Editorial: La Factoría de Ideas
Páginas: 357










Sipnosis
En todas las épocas, tiempos y lugares, han existido siempre los Misterios Furtivos. Son las historias que susurran en voz baja los que viven en la otra cara de la realidad. Y una de esas leyendas eclipsa a todas: las fuentes perdidas, el misterio por el que muchos han dado sus vidas; una fuente por cada deseo, una fuente por cada anhelo que apenas imaginado toma forma, ya sea atroz o maravilloso. Délano Gris, aventurero a sueldo y conocido bribón, se ve envuelto en una expedición que va tras ellas. Acompañado por un insólito grupo de personajes, atormentados todos ellos por sus propios deseos, temores y secretos, se abrirá camino por las entrañas del mundo oculto. Lo que Délano no imagina es que ese viaje delirante le llevará de regreso a lo más sombrío de su pasado, a la pesadilla que gobierna su vida y marca su destino.

Autor
José Antonio Cotrina es un autor español que empezó escribiendo ciencia ficción pero su carrera se ha ido acercando a la narrativa fantástica. Entre algunas de sus obras nos encontramos la trilogía de “El ciclo de la Luna Roja”, “La casa de la Colina Negra” o “La canción secreta del mundo” (procuraré en un futuro traeros las reseñas). También podéis encontrarle en varias redes sociales como Twitter (@Jose_A_Cotrina) en las que no dudéis en contactar con él.

Opinión
Veamos. Este libro es especial. Puede que a mucha gente no le agrade. Yo aún tengo reparos respecto a él. Seguramente ahora os preguntéis el porqué. Y os lo diré porque es muy sencilla la explicación. Una vez que leáis este libro no podréis volver a dormir en paz. Las sombras ya no serán lo mismo nunca jamás. Lo leí hace tiempo pero aún no me puedo quitar la sensación de horror que me dejó pegada a la piel.
El protagonista se llama Délano Gris (en el libro no tiene tilde, extraño detalle) y es un mercenario bastante oxidado. En él no os vais a encontrar a un héroe valiente ni altruista. No es un hombre perfecto. No es un personaje creado para ser adorable ni para hacernos caer rendidos a sus pies.
Tampoco son así ninguno de los compañeros de viaje que van reuniéndose en torno a él. Cada uno esconde sus secretos, sus pesadillas, su propia avaricia. Y es que la novela gira alrededor de precisamente eso, la avaricia.
Con un destino claro, todos emprenden la búsqueda de uno de los Misterios Furtivos más perseguidos por los más valientes o los más desesperados: las Fuentes Perdidas. Una fuente por cada deseo. Por cualquiera de ellos. Saben dónde empiezan a buscar y dónde han de acabar, pero lo que no saben es por dónde han de pasar.
Los recuerdos acuden a raudales a Délano cuando sus pasos los llevan hasta Cícero, la ciudad maldita, la ciudad oscura, el hogar de sus pesadillas y de todo aquel que sepa de su existencia. Sangre y maldad, horror y destrucción, eso es lo que significa Cícero. Nadie está a salvo de sus habitantes ni de sus ansias de muerte. Y si no fuera suficiente, no están solos en su viaje. Y sus contrincantes pueden llegar a ser tan oscuros como el destino que les depara en el camino.
Mi memoria no llega para contaros más detalles sin desvelaros nada, por lo que simplemente daré mi opinión sobre el resto. En esta novela hay escenas que si no tenéis estómago os pueden resultar muy (muy) desagradables. Cualquier cosa que hayáis leído antes se queda en nada en comparación. No lo recomiendo para antes de dormir. Ni para estar a solas en  un sitio oscuro. Y aun así lo pasaréis mal. Pero merece la pena. Muchísimo. La forma que tiene Cotrina de meterte en su mundo… Dios, en verdad se pasa fatal de lo oscuro y horroroso que es. Creo que a veces es necesario leer algo de este estilo. Cualquier cosa que leáis de este autor os va a hacer sentir inseguros, aterrados, perdidos, pero en este (junto a “La canción secreta del mundo”) os veréis atrapados también.
Cotrina ha creado una realidad que convive con la nuestra y en varios de sus libros podréis encontrar que tienen un hilo en común que siempre vuelve a ella. Un hilo maldito, si se me permite decirlo. Si no habéis tenido en vuestras manos nada suyo, este es el mejor para empezar. PERO. Pero. Hay un pequeño problema y es que esta novela se encuentra descatalogada y no hay planes de que se haga una edición nueva. Ojalá alguna vez ocurra porque quiero un ejemplar en mi estantería.
Y hasta aquí puedo contar. ¿Alguien ha leído algo de este autor? ¿Qué pensáis de las obras que son tan oscuras?

Hasta pronto ^^.

Puntuación
10/10*

*Si miráis en Goodreads, actualmente este libro cuenta con una puntuación de 4,59/5. Creo que una nota así dice mucho.

7 comentarios:

  1. Voy a comentar en mi propio blog, porque si, porque yolo XD
    No me sonaba de nada el libro y del autor tengo la trilogía de La cosecha de Samhein. Yo que tengo miedo a la oscuridad no sé si me atrevo a leerlo XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, bienvenidos sean tus comentarios en mis entradas :3. Este libro lo encontré en internet y es de las mejores cosas que he leído. La trilogía es oscura y destroza mucho el corazón aunque yo sólo he leído el primero (dos veces en dos versiones diferentes xD). Soy una miedica total pero es taaaaan genial que a pesar de tener miedo no pude soltarlo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Ñiah, ÑIAH! Me alegro de haber convencido con mi reseña para ello e.e Leer este libro y después "La canción secreta del mundo" te hace encontrar una botella de agua en medio del desierto.

      Eliminar
  3. Ahora que leo la reseña estoy planteándome leer el libro porque si encima de que duermo poco duermo mal... Y ya después de La Canción Secreta lo pasé mal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, déjalo para este verano, cuando estés más tranquilo, con sol, alegría y esas cosas a tu alrededor. Los dos libros están muy al mismo nivel. Demasiado. Te animo a hacerlo <3.

      Eliminar
    2. Otra Canción Secreta del Mundo... Estoy por levantarme y empezar ahora el libro lo cual seria guay si no me levantase en cinco horas.

      Eliminar