miércoles, 24 de septiembre de 2014

Hija de humo y hueso de Laini Taylor

Título: Hija de humo y hueso
Título original: Daughter of smoke and bone
Saga: Hija de humo y hueso (1/3)
Autora: Laini Taylor
Editorial: Alfaguara
Páginas: 465









Sinopsis
Karou es una estudiante de arte de 17 años que vive en Praga. Pero ese no es su único mundo. A veces, Karou desaparece en misteriosos viajes para realizar los encargos de Brimstone, el monstruo quimera que la adoptó al nacer.
Tan misteriosa resulta Karou para sus amigos, como lo es para ella su propia vida: ¿cómo es que ha acabado formando parte de una familia de monstruos quimera? ¿Para qué necesita su padre adoptivo tantos dientes, especialmente de humanos? Y, ¿por qué tiene esa recurrente sensación de vacío, de haber olvidado algo?
De pronto, empiezan a aparecen marcas de manos en las puertas, señal de que la familia de Karou corre grave peligro. Karou tratará de cruzar al mundo quimérico para ayudarles, pero es perseguida por los serafines. Entre ellos se encuentra Akiva, un ángel arrebatadoramente hermoso al que Karou está unida de forma que ni ella misma puede imaginar.


Autora
Es autora de las novelas Blackbrinder Silksinger, ambas de la sagaDreamdark, ha sido finalista del National Book Award con su novela Lips Touch.


Opinión
Todos nos hemos sentido durante una larga, larguísima temporada bombardeados por libros y más libros de literatura juvenil con temáticas parecidas. Un montón de sagas y trilogías iguales, con los mismos tópicos, con el mismo tipo de personajes. No encontraréis nada de eso en esta primera parte de la trilogía de Hija de humo y hueso, pues... ¿alguien ha visto quimeras en la literatura juvenil antes?
Karou es una estudiante de arte de diecisiete años asentada en plena capital de la República Checa, aunque es allí donde menos suele estar; sus trabajitos tienen la culpa de ello. No tiene familia, por lo menos no sanguínea, y ha sido criada por unos monstruos a los que ella considera más que amigos, sobre todo a Brimstone, el más extraño de todos ellos. Aunque ha catado las cosas típicas de una chica de su edad, Karou, no lo es. No solo por todo lo anterior. Sino porque, ¿qué persona en el mundo tiene el pelo azul neón y la capacidad de pedir deseos? 
A pesar de todo esto lleva una vida medianamente normal dentro de sus rarezas, hasta que unas marcas de quemaduras con forma de manos aparecen en las puerta que la llevan a la tienda de Brimstone. Pronto descubrirá qué significan esas marcas, y lo más importante, quién, o quienes están detrás de ellas.

Hija de humo y hueso ha sido un libro único en todos los aspectos. Ha sido un libro que si no fuera por una lectura conjunta probablemente habría seguido olvidado en mi ebook (la pereza me puede) y ahora me arrepiento de no haber ido disfrutando de la lectura de la trilogía poco a poco. Ha sido de lo más original que he leído en años en todos los aspectos. Primero, por el lugar en el que transcurre la historia. Praga... una ciudad que aunque conozco por fotos nunca ha llamado demasiado mi atención. Creo que ahora tengo una opinión bastante diferente de ella. Por otra parte, la trama. He leído infinidad de historias sobre ángeles, de todo tipo, poniéndolos tanto en el bando malo como en el bueno, pero nunca he leído nada sobre quimeras, esos seres mitológicos con cabeza de león, cuerpo de cabra y cuartos traseros de dragón (entre otras muchas de sus descripciones). Aunque aquí la autora, otro punto a favor para ella, los ha tratado como monstruos con diferentes descripciones en lugar de la popular.Lo bueno también de esta trama de ángeles y quimeras es que no puedes posicionarte por un bando. Karou y Akiva (protagonista masculino) te cuentan cada uno su versión de la historia, el origen de ambas razas y claro, ¿con cuál de ellas te quedas? Puedes atribuirles cosas malas a unos y a otros, pero no la culpa de lo que pueda pasar.
Y por último, en originalidad; los personajes. Esos personajes tan bien descritos y construidos. Por una parte la protagonista, Karou, de la que creo que ya he hablado demasiado, pero es que... ¡tiene el pelo azul! O sea, ¡azul! (ya pasó Lily, ya pasó). Es irónica, divertida y sobre todas las cosas, con una doble vida de la que no tiene plena constancia. Por otro lado Akiva, el ángel, el personaje que más ha quebrado mi cabeza junto con Brimstone. Es un personaje que ha sufrido, lo que ha determinado su carácter en la batalla, y que a mí por lo menos de momento, no me ha terminado de enamorar, algo que seguro se solucionará más adelante. Brimstone es la quimera por excelencia, el jefe y en cierto modo, padre de Karou, el comerciante de dientes (complejo de Ratoncito Perez mode ON). Junto a él otros "monstruos" viviendo en la tienda que se ganan tu corazoncito y con los que sufres, y es que vaya que sufres con la novela. Sobre todo en el momento en el que Madrigal, la quimera, aparece en escena. Los saltos temporales para contar su historia que hace la autora son sublimes.
Y sin más termino añadiendo una última cosa. ¡Leed la novela ya, leches!
Puntuación:4.5/5

6 comentarios:

  1. Hola^^
    Esta es una trilogía que la verdad me tiene indecisa a la hora de empezar o no a leerla... Tal vez me haga con el primero y si veo que me gusta la siga y en caso de no gustarme pues nada, no la continúo.
    Un beso y gracias por la reseña^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberías empezarla, demasiado he tardado yo en leerla ^^

      Eliminar
  2. La verdad es que sólo leo buenas opiniones sobre esta trilogía y cada vez tengo más ganas de leérmela :D

    Gracias por compartir tu opinión con nosotros :)

    Besos de colores!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he leído muy buenas opiniones del primero y el tercero, pero no tanto del segundo. A ver cómo continúa la historia

      Eliminar
  3. ¡Hola! Tengo muchísimas ganas de leer esta trilogía aunque nunca encuentro el momento. Me alegro que te haya gustado tanto :D

    Un saludo

    Inma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hazle un hueco y dale una oportunidad que seguro que no te arrepientes ^^

      Eliminar