martes, 21 de octubre de 2014

La chica que amaba a Tom Gordon de Stephen King

Título: La chica que amaba a Tom Gordon
Título original: The girl who loved Tom Gordon
Autor: Stephen King
Editorial: Plaza & Janés
Páginas: 189










Sinopsis
El mundo tenía dientes y podía morderte en cualquier momento. 
Trisha McFarland lo descubrió cuando tenía nueve años. 
A las diez de una mañana de principios de junio estaba sentada en el asiento trasero del Dodge Caravan de su madre, vestida con su sudadera azul de entrenamiento de los Red Sox (la que llevaba 36 GORDON estampado en la espalda), y jugaba con Mona, su muñeca. A las diez y media se había perdido en el bosque. A las once intentaba contener su terror, no pensar: Esto va en serio, esto va muy en serio. Intentaba no pensar en que, en ocasiones, cuando la gente se perdía en el bosque salía gravemente perjudicada. A veces incluso moría.


Autor
Escritor estadounidense de novelas de terror, cuyo pseudónimo es el de Richard Bachman, nació el 21 de septiembre de 1947. Apenas convivió con su padre, pues cuando apenas tenía tres años abandonó a su familia. De niño presenció un trágico accidente, quedando atrapado entre los raíles uno de sus amigos.
Hay críticos que han querido relacionar dicho trauma con su producción literaria, cosa que siempre negó. Quizá su afición a este género se debió más bien a la lectura de los libros de ficción y terror que una tía coleccionaba. Autor de novelas de terror muy populares, muchas de las cuales se han llevado al cine con notable éxito.
A primeras horas de la tarde del 19 de junio de 1999 mientras paseaba por el arcén fue atropellado por un coche en dirección a North Novell desde donde fue trasladado al Hospital Central de Maine. Sus heridas fueron muy graves, con múltiples fracturas en cadera y piernas. Después de cinco operaciones, King retomó el trabajo donde lo había dejado en la novela On Writing, aunque se resentía todavía de su cadera y solamente podía sentarse unos cuarenta minutos antes de que el dolor se tornara insoportable.
Utiliza una sencilla metodología para escribir bien: “Leo cuatro horas al día y escribo otras cuatro; si no se encuentra tiempo para hacerlo, no podrás convertirte en un buen escritor”.
En el año 2003 recibió el Nacional Book Award por su trayectoria y difusión de las letras norteamericanas.


Opinión
Hace ya mucho que leí la primera novela de Stephen King, Carrie, que por pura casualidad ha sido, hasta ahora, la única que yo había tenido el placer de degustar. Me gustó mucho, si, pero aun así no me decidí a continuar con el ya llamado rey del terror. Pero es octubre, me encanta Halloween, y bueno, tenía que leer algo más de King, además de que tenía el reto de lectura de sus obras un poco muy abandonado (como que han pasado ya dos años desde que leí Carrie ejem ejem).
La chica que amaba a Tom Gordon es una novela corta en la que Trisha McFarland, una niña de nueve años, se pierde en el bosque tras ir de acampada con su madre y su hermano mayor. Dentro del bosque sentiremos en nuestras propias carnes los miedos de Trisha, la soledad... Pero sobre todo, descubriremos su pasión por el baseball y uno de los exjugadores de los Red Sox, Tom Gordon.
Lo que en su día me gustó de Carrie fue que a pesar de los toques fantásticos que puedan tener las historias de Stephen King, son extremadamente realistas en el sentido de los actos que llevan a cabo los personajes e incluso las reacciones de muchos de ellos. Esto justamente es lo principal que me ha fallado en esta novela y lo que la ha hecho poco creíble. Al ser una novela corta y por la trama (niña perdida en bosque) no se puede llegar a desarrollar a los personajes demasiado, pero si debería ser así con nuestra pequeña protagonista, Trisha, sin embargo, muchas de las decisiones que la niña toma a lo largo de su andadura por el bosque no coinciden con las reacciones de una niña de nueve años (yo a esa edad cuando me perdía lloraba y gritaba por ayuda, además de que me quedaba quieta en el sitio. No me liaba a andar kilómetros y kilómetros).
Partiendo ya de esto podéis entender el por qué la novela no me ha gustado. Otra de las cosas que no me ha entusiasmado ha sido la previsibilidad de la historia. Me ha hecho recordar las películas de los sábados y domingos por la tarde de Antena 3, todas acaban igual y todas sabes de antemano como van a acabar. Con esta historia, el final o posibles finales son más que obvios: o la encuentran, o la niña se muere de deshidratación, hambre o comida por los lobos. Los momentos en los que Trisha se ve aquejada precisamente de hambre y sed han sido los momentos que más me han gustado y angustiado a la vez. Vemos como lo pasa mal no solo en el sentido físico, sino que a estas dolencias se le unen unas vívidas alucinaciones con avispas y demás, y bueno, con Tom Gordon, que está presente a lo largo y ancho de la historia.
Con La chica que amaba a Tom Gordon me he sentido como si King hubiera estirado una idea inestirable. La trama, y eso que la novela es corta, se podría haber desarrollado en cincuenta páginas o menos, que cincuenta páginas, en un relato de ni unas diez. Y claro, si a esto se le une lo mencionado con anterioridad de una niña de nueve años con actuaciones racionales de persona adulta, pues se puede entender porque pienso relegar a este a la lista de las decepciones del año.
Puntuación: 2/5

4 comentarios:

  1. Creo que lo leeré para el reto y espero que al menos me guste un poquito..jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que tú por lo menos si lo disfrutes jeje

      Eliminar