lunes, 9 de febrero de 2015

Deadpool Killogy de Cullen Bunn

Hoy vengo a haceros un tipo diferente de reseña, y es que me he puesto delante de la pantalla y he dicho, ¿cómo narices reseño yo una trilogía de comics unida entre si y a la vez con tramas diferentes? Así que olvidaros de la forma usual en la que reseño novelas y reseñaba mangas (anda que no ha llovido y ha escampado desde la última) y prepararos para la reseña del que ya se ha convertido uno de mis mutantes favoritos, os presento a la  Deadpool Killogy.
La trilogía de Deadpool Killogy está compuesta por los tomos de: Deadpool mata al universo Marvel, Deadpool mata a los clásicos y Deadpool mata a Deadpool (vamos, que se mata a sí mismo). Con estos tres tomos tenemos para reírnos y requetereírnos con este personaje de Marvel, pero por si algunos no lo conocéis, aquí va una breve explicación antes de entrar en materia.

¿Quién es Deadpool?
Deadpool es un personaje ficticio, mutante, creado por la compañía Marvel. Apodado en inglés Merc with a mouth (lo que vendría a ser, mercenario bocazas en español), también es conocido en nuestra lengua como Masacre (a pesar de que aquí la menda en un principio no unía los nombres #cortayo).
Va enfundado en un traje rojo y negro ocultando totalmente su identidad, la de Wade Wilson, por otro lado identidad no totalmente conocida, al igual que las cicatrices que le pueblan tanto el rostro como el cuerpo. Es un villano o antihéroe, como queráis llamarlo, y se caracteriza sobre todo por su sarcasmo y humor negro, a la vez que por las continuas risas que se echa el mismo a su propia costa.
El personaje, a su vez, tiene ciertas similitudes (vamos, que son casi idénticos) con el personaje Deathstroke, propiedad a su vez de DC Comics (personaje que los seriéfilos como yo conoceréis probablemente por Arrow, Slade Wilson).

De qué va la Deadpool Killogy
Ya puestas las bases de quién es Deadpool esta trilogía conforma la única que actualmente he leído del mercenario bocazas, pero es que, por favor, no me digáis que el título de la primera parte, Deadpool mata al universo Marvel no llama la atención. Es su momento cada parte de la trilogía fue sacada en una serie de cuatro números pero que luego se unieron en volúmenes. En su primera parte a Deadpool se le interna en un psiquiátrico por orden del conocido Profesor Xavier. Allí se enfrenta a su psicólogo, que no es otro que Psycoman, que le revela su verdadera existencia, la misma que la de todos los personajes de la compañía Marvel: que no es más que un personaje de comic, un títere de sus creadores. A partir de esto Deadpool comienza a masacrar y deshacerse no solo de los héroes de este universo, sino también de los villanos, como pueden ser Magneto o El duende verde. No contento con esto Deadpool consigue hacerse con el poder de enfrentarse a sus propios guionistas.
Los acontecimientos de cómo se va cargando a los héroes y villanos que todos conocemos los tendréis que descubrir leyendo este primer volumen, pero era necesario que os explicara esto para conocer una de las cosas más curiosas que se desarrollan en estos comics, y es que Deadpool es el causante de la rotura de la cuarta pared, o lo que es lo mismo, es capaz de comunicarse directamente con la persona que está detrás de la historia. Esto es algo que se mantiene a lo largo de las otras dos partes de la trilogía del mercenario bocazas. No sé si en algún momento se habrá hecho esto antes, pero yo por lo menos ni he leído nada del estilo, ni lo he visto. Pero a lo que íbamos, sigamos con las siguientes partes.
En su segunda parte, Deadpool mata a los clásicos, se retoman los acontecimientos de su primera parte y Deadpool, con ayuda de otros villanos consigue llegar a los clásicos que todos hemos conocido y que sirvieron de inspiración para Marvel a la hora de crear sus personajes. Aparece tanto Drácula, como Moby Dick, la sirenita y un largo etc de historias que todos hemos conocido y leemos o hemos leído, teñidas de gore de la mano implacable de Wade Wilson. De las tres partes puede que haya sido esta la que más he disfrutado (no, no es porque sale Drácula) sin duda por las continuas referencias a clásicos que tanto cariño tengo y con los que he crecido y por la forma en la que Deadpool se carcajea de ellos haciendo referencia a novelas más actuales. La que más me ha dejado marcada inevitablemente ha sido la parte en la que Deadpool hace mención a Crepúsculo diciendo que él era Team Jacob (me lo he imaginado con una camiseta con el hastag gritando como una fangirl histérica XDDD).
En la última parte, Deadpool mata a Deadpool, se enfrenta a su peor pesadilla, él mismo, pero en los diferentes universos creados por Marvel, vamos, que la cantidad de Deadpools diferentes que aparecen no se puede ni contar. Hacen por ejemplo acto de presencia Duckpool, Dogpool y los Deadpool Corps, con una Deadpool mujer incluida. Esta parte puede que para mí haya sido la menos divertida de las tres, sin duda porque como ya os he explicado al principio, esto es lo primero que leo del antihéroe, por lo que no estoy familiarizada con las diferentes historias de este personaje, y por otra parte porque no tiene un final final. ¿Consigue Deadpool matarse a sí mismo y quedarse solo en el universo Marvel? ¿Es eso sencillo para un personaje que no puede morir? Tendréis que leer la trilogía y descubrirlo por vosotros mismos.
Puntuación: 4.5/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada