viernes, 31 de julio de 2015

Películas: Calvary + Focus + Paper towns

No sé qué me pasa últimamente con todas esas películas que todo el mundo ama y no es que yo odie o no me guste, es que me deja sencillamente indiferente. Brendan Gleeson es uno de esos pocos actores irlandeses a los que sigo la pista y el estreno de Calvary no quería perdérmelo. Lástima que me he encontrado con una película de un cura, interpretado por Gleeson, al que, como bien su título indica, le hacen pasar un auténtico calvario durante una semana entre los problemas de su hija y sus feligreses.
Nos encontramos en esta película británica momentos muy buenos, un actor principal con una actuación sublime si, pero una historia muy lenta y puede que no hecha para todos los públicos. Lo siento y me duele en el alma pero tengo que tacharla de aburrida. Además, me parece poco acierto que la tachen de comedia cuando el humor que puede llegar a tener es muy muy muy negro, y yo a eso no llego ya a considerarlo comedia.
Por otra parte, si destaco la preciosidad de los escenarios y el encontrarme con muchos actores de la pequeña pantalla, lo cual es de agradecer. Pero por lo demás, una película que yo no aconsejo ni para pasar el rato. Una completa lástima.
Puntuación: 5/10



Will Smith parece que este año vuelve a estar hasta en la sopa, y antes de verle en la esperada adaptación de los comics de Escuadrón suicida, le vemos haciendo sus pinitos como ladrón en Focus, acompañado de otra de sus compañeras de reparto en la ya citada adaptación, Magot Robbie, actriz que con este film me demuestra que parece que solo vale para ser mujer florero y lucir al actor famoso de turno, aquí es Will, en El lobo de Wall Street fue Leonardo Di Caprio, y me da que en Escuadrón va a lucir de nuevo a Will y a Jared, lo intuyo.
El film en si no es una cosa del otro mundo, ladrón enseña a chica que quiere ser ladrona. Ya está, no hay más. Y entre ellos se desarrolla una historia de amor de ahora te quiero, ahora te odio. Si que hay que decir que engancha y mucho y que en ciertos aspectos me recordó a Ahora me ves, por el tema de jugar sobre todo con las personas y engañarlas visualmente.
Por otro lado, también os encontraréis a Rodrigo Santoro, actor que interpretó a Gerges en la saga 300 y que aquí sin todo el dorado y demás está para los que no le conozcamos de más, casi irreconocible.
Puntuación: 7/10



De nuevo las pantallas mundiales tienen una adaptación de nuestro querido Juan Verde (vamos, John Green). Esta vez le ha tocado a Ciudades de papel o Paper towns en original. Ni que decir tiene que la novela me gustó más que a la mayoría, creo que es una de las que más critican del autor, pero que también me hubiera gustado ver adaptada antes Buscando a Alaska, no sé, esa novela es especial. Pero whatever, volvamos a la reseña del film.
Ciudades de papel como adaptación es una joya salvo por el final. Se cambia casi completamente el final de la novela, pero mantiene la esencia del libro, no es un final inventado sacado con pinzas por los guionistas. Además, la adaptación gana puntos al tener en ciertos momentos frases calcadas del libro, como ya pasó con TFIOS y otros que aunque en la historia original no aparecen son de los mejores momentos de la película. Además de estos hay una pequeña sorpresa para todos los fans de cierto actor que casi provoca que mi querida acompañante en el preestreno (Becka, te quiero) me arranque el brazo (literalmente). Las partes en las que como en el libro Margo no aparece se han hecho un poco lentas, pero no tanto como en la novela, lo que todavía hace mejorar más la adaptación. Lo único que me queda decir es que ya podían hacer más de este estilo, en lugar de adaptaciones sacadas completamente de la punta del n*** de turno.
Puntuación: 8/10

4 comentarios:

  1. De estas creo que solo veré Ciudades de papel ^^
    Un beso <3

    ResponderEliminar
  2. Hola, la unica que no me llama es Calvary, las otras dos las vere seguro, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es muy buena así que no me extraña que no decidas verla

      Eliminar