jueves, 2 de julio de 2015

We were liars de E. Lockhart

Título: We were liars
Título original: We were liars
Autora: E. Lockhart
Editorial: Hot Key Books
Páginas: 227










Sinopsis
A beautiful and distinguished family.
A private island.
A brilliant, damaged girl; a passionate, political boy.
A group of four friends -the Liars- whose friendship turns destructive.
A revolution. An accident. A secret.
Lies upon lies.
True love.
The truth.

Autora
Emily Jenkins (Emily Lockhart o E. Lockhart) es la autora de una serie de cuatro novelas llamada Ruby Oliver: The Boyfriend List, The Boy Book, The Treasure Map of Boys y Real Live Boyfriends. También ha escrito Fly on the Wall, Dramarama y How to Be Bad (la última con Sarah Mlynowski y Lauren Myracle. Su novela The Disreputable History of Frankie Landau-Banks recibió el premio Michael L. Pritz de honor, el puesto de finalista de the National Book Award y el de ganadora del premio Cybils mejor novela juvenil.

Opinión
Siendo totalmente realista no sé como va a terminar esta reseña. La puntuación del libro es alta, si, me ha gustado, si, pero le pongo muchos peros y aplaudo otras de las opciones de la autora. Por otra parte va a ser imposible reseñar esto como quiere la autora, mintiendo, no contando absolutamente nada, porque seamos un poco realistas, es prácticamente imposible no saber nada de nada de un libro antes de empezar a leerlo.
We were liars llegó a mis manos en Navidad gracias al regalo de mi pareja. Y he tardado lo mío en empezarlo porque esperaba que el hype que provocó su publicación se bajara. Como ya lo ha hecho, más o menos, pues aquí estoy yo reseñándolo.
Cadence es una chica rubia, guapa, con una familia bien (los Sinclair) que con 15 años y tras pasar verano tras verano en la isla privada perteneciente a su familia, sufre un accidente que cambiará no solo su vida y la de los que la rodean, sino también a toda su familia, y sus míticos veranos en la isla. Después de sus 15 ya nada volverá a ser como era para los Sinclair.
¿Véis? Creo que a la vista está que se puede reseñar el libro sin contar absolutamente nada de su trama, llamadla novedosa, atípica y poco frecuente, rara incluso, como queráis, pero no imposible de reseñar. Y es aquí cuando yo empiezo a explayarme y es que la primera sensación que me ha dado tras terminarla es que no es una novela para todos los públicos. ¿Por qué? Porque o te gusta la forma de escribir de la autora, con muchas metáforas, cuentos, con capítulos muy peor que muy cortos, con frases igual de cortas, o el libro te va a resultar plano, más raro de lo que dicen que es y no te va a terminar gustando. E. Lockhart escribe muchos saltos temporales entre el verano de los 15 y el de los 17 o incluso posteriores y si no estás con los cinco sentidos puestos en la lectura algo puede escapársete. El problema de poner todos los sentidos en la novela es que las cosas las ves venir. Llega un punto en el que la propia autora pone en boa de uno de sus personajes que se ha ido dosificando la verdad, pero que la protagonista puede que no se haya dado cuenta de ella. Y esto es así. Si eres un lector avispado, que está atento al más mínimo detalle, el final no es sorprendete. Lo ves llegar a la legua por las diversas situaciones que se van desarrollando. Sin embargo, si eres una persona que devora más rápidamente los libros y sin poner especial cuidado en detalles, no te vas a enterar de nada hasta que el final te golpee como una ola a un acantilado.
Este principal problema es lo que ha hecho que yo a la novela no le ponga una nota redonda que por la pluma de Lockhart si me parece que se merecía. Por eso y por dos fallos más, uno de ellos, la protagonista. Cadence es una chica de una familia rica con la que yo por lo menos no he conectado en ningún momento y que me ha resultado hasta pedante y cargante en algunas ocasiones. Un personaje que tras el accidente dice que no quiere que sientan lástima de ella, pero que provoca que la gente se la tenga. Es imposible. Muchas veces abre la boca solo para quejarse de algo sin saber que la mayor parte de las personas de a pie no podrían ni si quiera llegar a tener la posibilidad. Me refiero tanto a objetos materiales, como viajes, oportunidades. La familia de Cadence puede permitirse muchos lujos de los que ella no se da ni cuenta y hasta se queja. Pues lo siento, pero no. Me ha parecido pretenciosa y niñata y si no se lo he tenido en cuenta es porque lo que me interesaba a mí saber era la historia, los vacíos en su cerebro y no ella. Además de que los secundarios ayudan a no tener que centrarse tanto en ella.
Y lo último que me ha llevado a no ponerle una nota redonda es... redoble de tambores... spoilers de otras novelas. Puede resultar muy brusco que ponga esto aquí, y tampoco quiero discutirlo en profundidad, porque me da que me daría para rellenar otra entrada de un tamaño similar a esta reseña y es, ¿hasta qué punto se puede destripar, spoilear un clásico? La autora hace mención a dos clásicos concretos, Cumbres Borrascosas y Las aventuras de Tom Swayer. El primero de todos ellos es una de mis novelas más odiadas y un clásico que he leído en más de una ocasión (para mi desgracia) pero el segundo no. La cosa es que la autora puede que no cuente el final final, puede que no cuente absolutamente toda la trama de ambas, pero si que relata cosas en las que hay que habérselo leído casi en profundidad para saberlas. Y claro, a mí esto me cabrea. Pero por otro lado me hace pensar la pregunta que os he puesto ya arriba, hasta qué punto se puede spoilear un clásico si tenemos en cuenta eso, que es un clásico, y que en muchas ocasiones se recurrirá a ellos para explicar tramas en otras novelas.
A pesar de estos peros, que puede que a muchos os hagan pensar que mi puntuación es muy alta, leedla y daros cuenta de que la forma de escribir de Lockhart suple estos pequeós fallos con creces. Porque al final y al cabo lo importante de We were liars es el misterio que la rodea.
Puntuación: 3.5/5

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Lo tengo pendiente y espero leerlo muy pronto, me llama mucho la atención. Tu reseña me ha dado dudas pero a la vez ganas de leerlo. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hay dudas las mejor opción es siempre leerlo

      Eliminar