miércoles, 22 de mayo de 2019

Relatos circunstanciales de Rafael Dicenta


Título: Relatos circunstanciales

Título original: Relatos circunstanciales
Autor: Rafael Dicenta
Editorial: Tinta Púrpura
Páginas: 120










Sinopsis

En muchos casos, cuando las circunstancias nos sitúan ante cosas que, ya sea por su crudeza, su aparente injusticia, su profunda carga emocional, o simplemente debido a nuestra reticencia a reconocer como naturales los acontecimientos extraordinarios (que nos son más ajenos y por tanto nos hacen sentir incómodos), recurrimos entonces a los milagros, al destino, a lo paranormal, a la diosa Fortuna, a todo aquello que nos pueda aportar la tranquilidad de una respuesta a la pregunta ¿por qué?, aunque sea evidente que seguimos sin respuesta, pero es que somos culturas de fe, y tenemos tendencia y predilección por las fantasías, pues preferimos creer en algo que esté más allá de nuestro entendimiento. Porque lo inexplicable, parece tranquilizarnos frente a la realidad más cruel y dolorosa, y porque sólo lo que no nace del ser humano parece ser realmente asombroso.


Autor
Rafael Dicenta es tenor, compositor y escritor residente en Viena.
Su trayectoria literaria se centra en el desarrollo de relatos que ha publicado online. Algunas de sus creaciones se han compartido en lecturas de relatos e incluso se han empleado como ejemplo y guía en cursos de escritura creativa.
Ha participado en la antología de relatos Stardust for Bowie (Tinta Púrpura Ediciones, 2017) con un homenaje a la canción "Quicksand", titulado "La determinación ciega del argonauta". 
Relatos circunstanciales es su primera antología en solitario.

Opinión
No sé si Relatos circunstanciales es la primera antología que reseño en el blog, pero si no la primera, una de las primeras. Antes de enfrascarme de lleno en la reseña, quiero agradecer a la editorial Tinta Púrpura el envío del ejemplar en digital para su reseña, es un placer colaborar con editoriales más pequeñas y darles la visibilidad que se merecen.
Relatos circunstanciales se encuentra publicado dentro de la colección Sangre sucia, con la que la editorial quiere dar visibilidad a autores nóveles y emergentes en el mundo de la publicación literaria.
La primera antología en solitario de Rafael Dicenta me ha sorprendido y me ha dejado fría a partes iguales. El tema del realismo mágico es algo que a pesar de estudiarlo en el instituto múltiples veces, y también en la universidad en aquella carrera que no llegué a terminar, me cuesta disfrutar y llegar a entender en más de una ocasión, por ello la reseña de estos relatos hay que tomársela con tranquilidad pues partimos de la idea de que el realismo mágico y yo no solemos congeniar siempre. 
En esta antología nos encontramos con 6 relatos a los que rodea un aura de, como ya he dicho, realismo mágico y de circunstancias de la vida. Los 6 relatos pasan por temas tan variados como el amor, la pérdida, lo efímero de la vida,...
Al otro lado del cristal, el primero de los relatos, nos cuenta sobre un hombre al que le gusta ver pasar a los viandantes por la ventana de un restaurante asiático que frecuenta. Uno de esos días, coincidiendo con la muerte de su esposa, la ve por la ventana. El autor nos hace pensar si estos encuentros a través de ese cristal son reales o son producto de la añoranza o incluso locura del protagonista del relato. A pesar de su brevedad, la historia me ha gustado, pero, como a muchos de los relatos, le ha faltado algo más de contenido y de respuesta para terminar de disfrutarlo. Con esto empezaréis a ver que hay un patrón conmigo y con eso de dejar cosas a la imaginación del lector. Soy de las personas a las que en relatos, las cosas atadas y bien atadas.
El segundo relato, La última canción de un solitario, me ha gustado algo más que con el que empieza la antología. Nos habla sobre otro hombre que recuerda a una camarera de un bar y cómo se fija en ella e intenta volver a encontrarla. En este caso el autor me ha hecho reflexionar sobre el momento. Aprovecha el momento pues luego puede que te arrepientas de tus decisiones y no puedas volver atrás para cambiarla.
El tercer relatos, 39ºC es uno de mis favoritos junto al de Relato circunstancial, pero por motivos bien distintos entre ellos. El primero de los dos nos cuenta sobre una protagonista a la que parece que la vida no da un respiro. Su madre enferma terminal, su novia la abandona... Un relato duro y real sobre como en ocasiones la vida no deja de lanzarte piedras y hundirte en la miseria cuando pensabas que empezabas a salir a flote.
Halloween, junto a La mujer en el espejo, es uno de los relatos que menos he disfrutado. Como su propio título indica nos sitúa en una historia que sucede durante este día tan oscuro pero bello para otros, y sobre el luto de un pueblo tras el suceso ocurrido en estas fechas. Mientras que me ha impactado el final del relato, con los niños en la iglesia, y los gatos colgados de las gárgolas, me ha resultado confuso y muy abierto. Me ha dejado pensando sobre lo leído y sobre la razón del final. No sé si lo que ha pasado ha sido llevado a cabo por algo real, o por algún elemento sobrenatural, pero el no saber me deja un tanto fría. Ya veis que aquí se deja entrever, de nuevo, mi problema con las lecturas poco atadas.
Relato circunstancial ha sido sin duda la lectura más dolorosa. Comienza con el atropello de una muchacha de unos 14-15 años y nos lleva por los motivos por los que ha aparecido de esa forma tan abrupta en la carretera y de quién o qué huíq. Ha sido doloroso, por el tema que trata, pero en ocasiones este tipo de lecturas abre los ojos al lector y le dejan incómodo a conciencia, pero de una manera muy bien llevada por parte del autor. 
Y por último, La mujer en el cristal, un relato corto, puede que el más corto de la antología, sobre el amor. Este es el que menos he disfrutado, en parte por su brevedad y en parte porque los relatos románticos, a pesar de que sean de este tema de forma ligera, no terminan de gustarme prácticamente nunca, pues todo me resulta forzado y poco coherente.
A pesar de haber tenido mis altos y mis bajos con esta antología, Rafael Dicenta tiene un pluma impecable y muy prometedora para ser un autor novel. Tengo unas ganas locas de continuar disfrutando de sus relatos con Tinta Púrpura y de poder disfrutarlo en un futuro en alguna novela. 
Puntuación: 3/5

2 comentarios:

  1. Hola cielo :)
    La verdad es que no conocía el libro pero creo que no es para mi, esta vez me toca dejarlo pasar.
    Gracias por la reseña!
    Un beso infinito ♥

    ResponderEliminar