lunes, 15 de abril de 2019

Minireseñas: Siempre cuidaré de ti + La dependienta + No hay rosas sin espinas


Siempre cuidaré de ti de Rocío Muñoz Jiménez
Uno de mis propósitos lectores de 2019 consistía en leer a más autores locales. Así que cuando un conocido del pueblo en el que vivo me dijo que lo leyera para ver qué me parecía, le di una oportunidad (oportunidad que ahora leído no le debería de haber dado).
Siempre cuidaré de ti intenta ser una historia de amor corta como tantas otras, repleta de los mismos clichés que las demás, a la que la autora intenta dar un toque de misterio que le sale peor que mal. Se nos cuenta la historia de amor de Sandra y Héctor, una historia de amor que en 46 páginas corre como las balas, sin orden ni contesto, y en la que los protagonistas pasan de reencontrarse bajo la lluvia un día a vivir juntos y dormir en la misma cama de la casa de un desconocido al siguiente. A todo esto se le une la trama de misterio que ya he dicho que la autora intenta añadir, sin suerte, metiendo a Sandra a trabajar como decoradora de la casa de Enrique Hidalgo (figura en torno a la cual ronda un misterio que se plantea en las primeras páginas y del que hasta lo propia autora se olvida en pos de la historia de amor de los dos protagonistas y que se retoma en las tres últimas; y todo esto en tan solo 46 páginas).
Lo siento en el alma por la autora, pero Siempre cuidaré de ti parece más un boceto inicial de una historia en el que has apuntado todo de forma caótica antes de que se te olvide que una novela en toda regla. A esto añádele faltas de ortografía garrafales, personajes que actúan de manera totalmente inverosímil, escenas que no tienen ni pies ni cabeza y que van aceleradas sin que haya un puente que las una unas con otras e incongruencias que es imposible pasar por alto. A tal punto llegan estos fallos que en una escena los personajes, Sandra y Héctor, se miran mutuamente cuando en el párrafo anterior se nos dice que Héctor no está ni si quiera en la misma estancia de la casa que ella.
No puedo recomendar su lectura, porque la historia necesitaría de muchas correcciones y mejoras para llegar a ser mínimamente entretenida.
Puntuación: 1/5

La dependienta de Sayaka Murata
Cuando un libro tiene una campaña de marketing brutal detrás (ejem, 50 Sombras de Grey, ejem) o cuando todo el mundo habla de él, ya sea dentro de España como en los países de habla inglesa (esto por los canales de youtube literarios que sigo), se me hace imposible no cogerlo y leerlo. Además, si a esto se le une la recomendación personal de tu librera de confianza, pues que mejor que mejor.
A mí con la literatura japonesa hay que ponerme en situación. Consumo autores asiáticos, si, pero los consumo en formato manga. Yo soy esa lectora que no ha leído prácticamente nada de Murakami, y cuando digo prácticamente es que solo he leído un relato, y no. La literatura japonesa no suele ser lo mío, salvo excepciones y con La dependienta, me he caído con todo el equipo.
La novela de Sayaka Murata nos cuenta la vida de Keiko Furukura trabajando en un konbini (tienda de conveniencia), y como ésta es un engranaje más dentro de esta tienda. Como su vida fuera del konbini no funciona para ella, teniendo apenas relación con su familia, nula con amistades, etc. No os cuento más, porque no hay más. Este no ha sido mi problema con la novela, sino que Keiko me ha parecido un personaje extraño. No por el comportamiento o actitud, porque estamos hablando de una cultura totalmente diferente a la nuestra, sino por su poca capacidad de empatía, su dificultad para tener personalidad propia, siendo al final un mero espejo de las personas con las que establece relación, etc. A esto sumale un personaje masculino insoportable y despreciable, que ésta ahí precisamente para eso, para hacer el contrapunto con Keiko, pero eso no deja de hacerlo inaguantable. Si es interesante la crítica social que suscitan ambos personajes con lo que la norma y la sociedad establece como persona "normal" o como nuestra sociedad que se va creyendo cada vez más moderna y abierta de mente no deja de ser, y cito textualmente de la novela, "la edad de piedra disfrazada de sociedad moderna".
No voy a negar que La dependienta es una lectura amena, rápida, que te hace pensar en sus pocas páginas, pero que no es para todo el mundo. Aun así, la recomiendo y entiendo por qué hay otros lectores recomendando su lectura.
Puntuación: 3/5

No hay rosas sin espinas de Rebeca Cid Vela
Me hace una ilusión tremenda estar por fin reseñando la primera novela de Rebeca. Novela que ha dado unas andadas tremendas, y que es una sombra de aquellos fragmentos que hace unos cinco años la autora me mandaba por email. Rebeca es una muy buena amiga mía, y esta es su primera novela. Con ella se adentra dentro del género de la urban fantasy de una manera sencilla y que engancha. 
No hay rosas sin espinas nos cuenta la historia de Danna, una cazadora de demonios que ha perdido a sus padres, de los que solo queda una fotografía con un extraño símbolo. Desde ese momento y acompañada por el resto de cazadores de demonios, se encargará de atraparlos y hacerlos volver a la dimensión de la que salieron. Todo ello intentando descubrir el paradero de sus padres e intentando erradicar un enemigo mayor que está causando el caos.
Rebeca nos presenta en No hay rosas sin espinas un elenco variado. Danna es fuerte, segura de sí misma y sobre todo, luchadora. No es una protagonista a la que le da miedo romperse una uña o por la que el chico tiene que trabajar el doble por no saber blandir una espada. Su compañero de guardia es Marcus, personaje con el que la autora nos sorprende formando parte del colectivo LGBT, pero no haciendo de ello ni un drama ni un grito a los cuatro vientos. Es un personaje más, independientemente de su orientación sexual, aunque a mí me parece de recibo comentarlo, pues más autores tendrían que coger ejemplo de esta autora novel. Además de estos, tenemos también al interés amoroso, Lander, que aunque sea precisamente el interés amoroso de la novela, no es amor a primera vista. La primera vez que vemos a Lander en escena, es simple y llanamente, un capullo arrogante. Pero a medida que conoces su historia y que Danna convive con él, tanto ella como nosotros como lectores, le vamos cogiendo más cariño.
Por otro lado la autora nos explica ya en las primera páginas de forma concreta, sencilla y sin tapujos todo su universo. De dónde salen estos demonios, de dónde salen los cazadores... Este es uno de los puntos que a mi parecer, y por el momento, está poco explotado. A Rebeca, el mundo que ha creado, le podría dar para bastante más. Podría contarnos muchas más historias de sus cazadores, y espero que en un futuro lo haga (aunque sea en formato novellas de algunos de los personajes que aparecen a lo largo de la historia).
No hay rosas sin espinas es un buen inicio de trayectoria de Rebeca, con unos personajes carismáticos y unas páginas llenas de acción y de monstruos. 
P.D.: Los nombre que Danna da a los demonios me han sacado más de una carcajada.
Puntuación: 4/5

6 comentarios:

  1. ¡Hola guapísima! Pues me interesa mucho La dependienta. Hace una semana leí por Instagram una opinión que me dejó con muchas ganas de leerlo, creo que puede ser uno de esos libros inolvidables que me van a encantar. Me choca un poco eso de que la protagonista te haya resultado extraña. No sé de qué manera podría afectarme eso a mí porque estoy, creo, acostumbrada a conocer ese tipo de cultura y costumbres, pero ya veré. ¡Un besote! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra.
      Gracias por pasarte a comentar. Espero con ganas a que lo leas y nos comentes qué tal. Creo que soy la única rara por ahí a la que no le ha parecido tan sublime como todo el mundo opina. Es de esos libros en los que sabes que el problema no son ellos, sino que no casa con tus gustos.

      Eliminar
  2. La dependienta es el que más me atrae de todos, tiene muy buena pinta ^^

    ResponderEliminar
  3. Buenaas!
    El de la dependienta me llama muchísimo! ^^
    <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A por él! Es finito, así que en nada lo tienes leído.

      Eliminar